sábado, 14 de octubre de 2017


CURIOSIDADES CIENTÍFICAS
 
 
Texto y  Fotos: Otroava Gomas. Archivos.
 
 
 
APLASTAMIENTO DE MICROBIOS
 
 
 
 
 
Gracias a los experimentos del profesor Lin Guan Mo sobre la violencia controlada y su efecto sobre las mini masas ocultas, se ha determinado que una persona normal puede matar virus y bacterias con la punta del dedo con si fueran piojos. El procedimiento es simple y solo requiere de un pequeño cuerno auditivo*  una lupa fuerte, un dedo índice o pulgar con las huellas digitales planas** y falta total de prejuicios para el asesinato premeditado.
 
El interesado debe comenzar poniéndose el cuerno en la oreja para oír con claridad cualquier ronroneo de bacterias o las toses de virus que pueda haber por el sitio donde se encuentre.  Debe tenerse mucho cuidado de no confundir sus retumbos en lengua viral con las conversaciones de pulgas, llantos de ácaros o el chirrido de las alas de mariposas que puedan estar rondando por alrededores.
 
Una vez localizado la zona de donde proviene el ruido, debe mirarse fijamente con la lupa para descubrir en donde se esconde el animal oculto.  Apenas lo  haya visto***, sin darle tiempo a que salte****  debe colocar el centro del dedo verdugo sobre el área donde se encuentra.  Sin mover el dedo ni un milímetro para no darle tiempo a que se meta en uno de los canales de las huellas dactilares, se afinca duro hacia abajo, casi hasta sentir dolor por la intensidad del empuje. 
 
Cuente hasta cien para que lo deje atontado, de inmediato levante el dedo, escupa  rápido sobre él área para ahogarlo y vuelva a colocarlo sobre el sitio afincándose esta vez con más fuerza.   Permanezca con el dedo apretado unas dos horas, y al levantarlo pisotee el lugar repetidas veces para rematarlo.
Repita la operación para cada uno de los bichos si ha determinado que el malandro no andaba solo.
Algunas personas se ponen a buscar el cadáver para mandarlo a embalsamar, pero realmente la mayoría de las veces el cuerpo queda tan aplastado que no se puede recoger, eso sin contar con la posibilidad de que el dedo tuvieran una cortadita o un rasguño y el virus o la bacteria se haya protegido metiéndose en el cuerpo por la rendija, en cuyo caso es mejor que busque auxilio médico.
 
Notas
 
(*) Por cuanto estos son aparatos están un poco fuera de uso se consiguen en chiveras  y negocios de antigüedades, en caso contrario compre un cacho de toro y afínelo hasta que oiga ruidos a cien metros del lugar.
 
(**) Según el Instituto Plank, una huella digital es plana cuando de la base de carne hasta el punto más alto del pellejito circular no pasa de un micrón.
 
(***) En general solo verá un mini punto muy difuso, pero acercándose mucho podrá diferenciar el virus de la bacteria por los órganos sexuales: las bacterias no tienen o los esconden muy bien por pudor, mientras que los virus suelen exhibirlos descaradamente y se parecen a una tuna.
 
(****) Los virus se reconocen porque saltan hacia atrás mientras que las bacterias lo hacen de lado y en dos tandas, casi en ritmo de regatón.
 
 
-------------------------------------------------------------------------------------------
 
CARTAS DURADERAS
 
 
 
 
 
A pesar del dominio de Internet sobre el medio epistolar, las cartas lanzadas en frascos por los náufragos y al hecho de que la mayoría de las personas escriben su correspondencia con el material  más ajustado  a su personalidad y posibilidades económicas, la Universidad de Melbourne, de Australia, ha descubierto que la única manera de conservar intactas las cartas venciendo el paso destructor del tiempo es hacerlo en hojas de papel de aluminio, que tiene  una duración de vida entre los cinco mil y diez mil años, contra los quinientos años del papel común, doscientos del papel de seda, cincuenta años del papel reciclable, tres meses  de las hojas de cambur y dos minutos de los mail de la computadora.
 
Esto que podría parecer inútil es importante cuando se escriben cartas de gran trascendencia histórica, memos importantes para el manejo de los desperdicios atómicos y las cartas de amor muy apasionadas, de esas que lo juran hasta después de la muerte.
Para la escritura en este tipo de papel se recomienda usar tinta de mojar el dedo en mesas de votación o el empleo de un bolígrafo con la punta cerrada haciéndolo en forma de gravado suave.
El sobre donde se mete la carta puede ser de papel común, pero hay que ponerle afuera la advertencia de no doblar, así como tratar de no leer las cartas cuando se está en la cocina guardando la comida, porque a veces por la emergencia suele usarse la misiva para empaquetar pedazos de pollo que quedaron del almuerzo, claro si es que lo consigue.
 
 

 

CLONACIONES
 
 
 

 

La mayoría de las personas ignora que aunque la clonación humana está prohibida en la mayoría de los países, en casi ninguno se prohíbe hacerlo con las partes de la persona. De manera que si usted lo desea puede clonarse la cabeza, un brazo o las manos para multiplicar sus posibilidades o diferenciarse  de  sus amistades.  Aunque estéticamente no se ve muy bien hacerlo con la cabeza o los brazos, hay partes ocultas del cuerpo que si son clonadas adecuadamente pueden alargar el disfrute amatorio del usuario.

Para clonarse usted mismo tiene dos métodos, el americano, que consiste en tomar una secuencia del ADN de la parte de su cuerpo que tiene interés en duplicar y obtener copias de ella previa su fragmentación, ligación y transfección  sea por la  vía de la electroporación u cualquiera otra de su agrado. En este caso, cuando la célula cultivada empieza a crecer y usted nota que ya está cogiendo forma se la pega con pega loca en la parte del cuerpo de donde quiere que le salga el clon.

 
También puede usar el método inglés, que consiste en duplicar una población celular a partir de un pedazo de carne arrancado del área a clonar. Este procedimiento supone meter el pedazo de cuerpo cortado en una botella de ron y echarle fertilizante para orquídeas con yogurt sin azúcar.  De acuerdo a esta técnica, cuando el taco de carne que ha sido expuesto al cóctel reproductor empieza a crecer, se le hecha grasa de cochino y alcaparras molidas, se deja una semana para que fermente y al notar que empieza a crecer el hijo, se rompe la botella, se hace una cortada de unos tres centímetros de profundidad en la parte donde va poner el doble y se lo pega con pabilo y curitas, ajustando tres días el pedazo germinado.

En los dos casos es bueno esperar acostado hasta que el clon haya crecido unos diez centímetros y usted  sienta que ya le duele si lo pellizcan.

No tenga remordimientos para la clonación, recuerde que si el aparente problema moral está en asumir el derecho a crear la vida, en realidad lo que es verdaderamente condenable es que no podamos impedir la torta que le resultó a dios el modelo original.
 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario