miércoles, 21 de agosto de 2019


ELECTROCONSULTAS

 
 
                                                               Texto y foto de Otrova Gomas


 
 
 
 
Sin duda que una de las vías prácticas más recomendables para mejorar el nivel de nuestros profesionales es someterlos de vez en cuando a pruebas de extrema dificultad en sus respectivas especialidades. Por ellos cada cierto tiempo me tomo la libertad de organizar estas consultas electrizantes con recién graduados universitarios o profesionales de distintas áreas, las cuales, por un lado permiten constatar si de verdad les enseñaron a solucionar problemas, y por el otro, para dejar en ellos un recuerdo imborrable en el ejercicio de su profesión.
La última vez que realicé este tipo de pruebas escogí a un abogado, a un dentista y al instructor una escuela de manejo. En el caso de abogado, varios días antes había ensayado con Mirna, una excelente actriz amiga mía, bastante voluminosa y pasada en kilos. Escogí al abogado y ya en su despacho, donde fui solo para la consulta, le planteé que me orientara para un divorcio bajo el argumento de que mi mujer era muy violenta y me pegaba por cualquier cosa.  Sólo le rogué que para tratar de reducir los gastos del juicio, nos reuniera antes a los dos en su oficina e intentara convencerla de que fuera una separación amistosa. El abogado, al verme la cara llena de moretones y el ojo hinchado con que me había maquillado, se interesó en mi caso y aceptó la reunión con los dos para el siguiente día.

 Cuando entramos al consultorio y vio el tamaño y los excesos de carne de mi cónyuge, me miró con compasión y pude descubrir en sus ojos un gesto de profunda solidaridad humana. Luego de saludarla, empezó a explicarle con mucha diplomacia que yo quería el divorcio, y que si ella lo aceptaba, la separación seria mucho menos traumatizante y onerosa para ambos.
Al terminar de hablar, Mirna, haciendo gala de sus grandes habilidades histriónicas, le lanzó una mirada hipnotizaste, luego me vio a mí, y dijo con sarcasmo:

-¿Conque divorcio?... Después que te di los mejores años de mi vida, me dejas…

Hizo una pausa, y en una actuación extraordinaria se fue poniendo roja. De pronto, ante la sorpresa del abogado me lanzó una terrible cachetada con la cual, tal y como y como lo habíamos practicado, caí estrepitosamente al suelo. Allí me cayó a patadas insultándome con furia  a la vez que me lanzaba encima todo lo que el abogado tenía en el escritorio.El joven jurisconsulto primero se quedó petrificado, luego trató de detenerla, pero cuando ella le tiró en el aire una cachetada, se registró estratégicamente  hacia un rincón, gritándole de lejos:

 -¡Cálmese señora, cálmese, hablando podemos llegar a un arreglo!

Ella, poseída por la furia, sin hacer caso me seudo pateaba por todos lados y se me lanzaba encima pisoteándome, mientras yo lloraba tratando de protegerme, de la golpiza. Luego Mirna lo miró a él, y agarrándolo por el cuello dijo, sacudiéndolo:

-¡Escuche abogadito! a esta altura de la vida a mí no me abandona nadie, y sepa que si Ud. me mete una demanda de divorcio me lo como vivo…!

Diciendo esto  cogió su cartera, le dio un carterazo y salió batiendo  la puerta con fuerza ante la miranda de asombro de los empleados que ya habían llegado para ayudarnos.  Una vez que me senté, secándome la falsa sangre de la cara, le dije:
-¿Ve cómo es ella doctor? ¿Ud. cree que tengo una buena causal para el divorcio?

 El abogado se arregló un poco la corbata, y sin mirarme de frente respondió  con voz apagada:
-Bueno, Ud. tiene toda la razón amigo, pero mire, como están los tribunales en estos tiempos yo no estoy aceptando casos peleados… pero no se preocupe, no voy a cobrarle la consulta, y trate de hablar con ella, puede ser que la conversa…

Así terminó el asunto y dejé a aquel pobre hombre consternado por no haber tenido el coraje de divorciarme, aunque sabía que esa noche, al regresar a mi casa, yo iba a ser devorado por aquella fiera enfurecida.






          Con la odontóloga Dúran la cosa fue más sencilla. Pedí una consulta para verme algunas caries, y una hora antes de la cita me instalé cuatro colmillos y tres dientes de tigres de esos de tramoya para para disfraz del hombre lobo, los que me quedaron impecablemente implantados en la dentadura.           Una vez en la silla de la dentista, cuando abrí la boca, ella me miró asombrada. Sin hacer ningún comentario que pudiera ser indelicado, se puso la mascarilla y tomó la pinza, acercando su mano a aquella increíble dentadura. En el preciso instante en que lo hizo, la lancé una dentellada en el aire y emití un rugido que la hizo saltar hacia atrás horrorizada.
 -¿Tranquilícese—me dijo reponiéndose—solo voy a mirarle!

 Volvió a acercarme el instrumento a la boca, y  esta vez casi le agarro los dedos con la detallada. La mujer, ya evidentemente aterrorizada, propuso inyectarme un sedante para tranquilizar mis nervios.
Acepte, pero basto que me aproximara la aguja a la cara para que la mirara amenazadoramente gruñendo como una bestia cuando esta lista para atacar.
Allí la pobre mujer no aguantó más. Presintiendo un gran peligro salió corriendo hacia la puerta y desde allí me dijo quitándose el tapa boca:

-Mire lo siento señor, pero yo no trato ese tipo de problemas… puedo recomendarle a un especialista.

Me paré de la silla con un gesto de disgusto y salí de la habitación. Al pasar a su lado la miré con desprecio, lancé un gruñido y me fui sin despedirme.



 





          En la escuela de manejo, me inscribí una tarde calurosa, haciéndome pasar por un señor mayor intentando aprender a manejar aunque soy un veterano y ducho conductor  .
Luego de las  enseñanzas teóricas, donde mostré el mayor interés posible, me preparé para el divertido día de la clase práctica.
Al entrar al vehículo con el instructor, simulé a la maravilla ese temor e inseguridad propia de los aprendices, agarrándome al volante con las dos manos apretadas y el torso tenso hacia adelante. Cuando arranqué el auto que ya se encontraba entre mis manos, miré asustado hacia los lados y por el retrovisor, haciendo corcovear el carro mal sacando el embrague. Apenas vi que un vehículo se me acercaba, frené violentamente y puse cara de horrorizado.

El profesor me tranquilizo pidiéndome que me relajara y a pesar de que lo hice por unos segundos, apenas vi a otro carro en la distancia volví apretar el volante con fuerza desgarradora frenando intempestivamente y montándome en la acera para ponerme a salvo. Cuando el instructor volvió a decirme que me relajara, sonreí y le dije que esta vez  sí lo iba a intentar. Ya con más tranquilidad empecé a manejar  con la naturalidad  que me dan mis treinta y cinco años de conductor, simulando el placer que me producía haber entendido su lección mientras me metía agresivamente entre otros carros pasándolos con naturalidad. Luego entré   por la Cota Mil y aceleré a 80 kilómetros por horas cambiándome dos veces de canal, cuando ya el profesor nervioso me dijo que no fuera tan rápido.

Yo, aún con las dos manos al volante para simular que era un aprendiz, le pregunté que cuál  era el freno, y empujándome a 100 kilómetros por la bajada de la Castellana cambiaba de canal a cada instante con una maestría sin igual. El hombre con los pelos de punta me pidió que detuviera el carro. Pero le dije que me sentía seguro y volví a acelerar comiéndome dos semáforo que sabía que no representaba ningún peligro. Esta vez el profesor alzó la voz y me ordenó que parara en el acto, pero yo simulé que no lo oí y soltando el volante grité levantando las manos al techo:

-¡Ya sé manejar!  ¡Ya se manejar! 

Al llegar a la Avenida Francisco de Miranda la cola me obligó a detener el carro. Lo que hice con una frenada brusca e intempestiva que apagó el vehículo.  Ahí se bajó el hombre, y lo vi alejarse como un desesperado mientras con las manos en la cabeza.

 

jueves, 2 de noviembre de 2017


EL CIELO

 
                                Texto y fotos de Otrova Gomas.
 
 

 
 

(El informe Moretti)

 

El Reporte Moretti ha sido uno de los documentos clasificados más protegidos de los últimos tiempos. Muy condensado, pero revelador como pocos textos descriptivos, sobre su contenido aún pesan tres incógnitas que podrían hacernos pensar que se trata de una impostura: 1) de que manera llegó a manos de la madre superiora del convento de las Hermanitas de San Baco Mártir, 2) como logró Mario Moretti ir al cielo antes de su muerte, y 3) finalmente, donde se encuentra ahora el personaje, si realmente no ha fallecido como podría inferirse de su escrito.

Por una de esas raras casualidades del destino, tuve ocasión de ver junto a dos grafólogos el texto original y confirmar que la letra correspondía a la de Moretti, y además de que coincidimos en que el papel no era igual a otro que hubiésemos conocido, todos pudimos percibir el extraño resplandor que lo rodeaba.

Por ahora, solo me limito a ratificar que el extracto que acaba de llegar a los archivos de WikiLeaks es auténtico y dice así:

 "Llegue al cielo por error. No por ser una persona de alma diabólica o estar relacionado a las maldades, ya que en el transcurso de mi vida el bien siempre fue mi norte, como lo ha sido amar a Dios y ayudar de todo corazón a mis semejantes . Aunque parezca incierto, llegue al sitio y luego fui devuelto a los martirios del mundo porque se clarificó que no estaba muerto, y ese era el lugar en donde después de mi muerte debía ir cumplir mi destino eterno.

El viaje fue agotador hasta los límites de lo impensable. No solo por la distancia extrema recorrida, sino por los cambios violentos de estado y fases a los que fui sometido en dicho viaje. Muté de materia viva a la condición de polvo inerte, luego, en forma de espíritu atravesé firmamentos, periodos geológicos, glaciaciones y deshielos, dejando atrás astros lejanos y brillantes. Abandoné el reino del sol y por un tiempo solo viví la luz extraña y radiante del paraíso, que no solo es el de nuestro planeta y firmamento, sino el de todos los mundos que han tenido la prerrogativa de existir. A pesar de no saber si este escrito llegará a manos de algún ser humano y todo parezca tan distante, juro solemnemente que es cierto lo visto y escuchado, así como autenticas las informaciones que me trasmitieron aquellos con los que me relacioné durante el viaje"


I Descripción (extractos)
 
 
 

"Primeramente el Cielo no es azul como se cree. Aunque no puedo precisar sus coordenadas espaciales, me llenó de asombro el saber que no se hallaba dentro de las vastas extensiones del universo de estrellas que todos conocemos. El territorio sacro está completamente afuera, se encuentra a mil billones de años  luz de la galaxia más lejana conocida, la A1689zD1, que a su vez está, ubicada ella a doscientos cuarenta millones de años luz de nuestro planeta.    
El lugar no tiene color ni olor -hay que eliminar la idea de los que conocemos, incluso el pavoroso negro que domina la noche eterna, una de mis mayores sorpresas fue que posee una atmósfera rara y sin gravedad, que si intentara definirla no tendría imágenes ni referencias de estados y condiciones físicas que nos sean remotamente parecidas"

“….En los territorios de la divinidad absoluta existe el destello de lo que ellos llaman las Bicatruras, seudo espacios limitados donde todo es inmutable. En el Bicatro Divino, que resplandece desde lejos, se encuentra Dios, que lo es igual para nuestro pequeño mundo galáctico, como de los infinitos firmamentos que yacen bajo su poder omnímodo.
 A pesar de que no tuve ocasión de conocerlo de manera directa, lo vi. No tiene forma humana ni algo semejante, más bien es una suerte de masa informe rodeada de un vaho incoloro y transparente. Desde la distancia en que me encontraba- bastante cercana para ser de las permitidas- pude notar en él los signos de una extenuación extrema y un enorme desencanto. Cuando se lo comenté a Bunjo, mi receptor a la llegada al sitio, me explicó que no era por el cansancio de los años de su vejez, sino por la agotadora labor de construir los mundos que tiene bajo su control y luego destruirlos al ver como sus creaturas los transmutan en desvanes.

 



 Por otro lado, de él me quedará un recuerdo imborrable: detrás de aquel fulgor supremo me pareció captar una falta de sentido a su existencia y la terrible sensación de que carecía de un destino cierto. Ello le lleva a cargar con el peso abrumador de la soledad perpetua.

 Alrededor de él no hay nada. Pero no la nada nuestra, que es ausencia de algo, sino la nada unífola, que es una concentración de nadas totales, la cual compacta nadas extremas, acumuladas desde hace millones de siglos orticos, cada uno formado por cinco billones de lustros de mil años. A ella la forman una compleja mezcla de ausencias absolutas, de espacios ausentes y de seres cuyo único objeto es ser disueltos y desaparecer para enriquecerla. A eso se la suman infinitud de carencias totales de la más variada índole, ideas y entelequias que no se dieron en el pasado ni se darán en el futuro y las formas eternas y puras de la nada, además de la potencia de materia indiscriminada destinada a desvanecerse para aumentar la masa crítica de la nada absoluta.”




“…En el territorio celeste trabajan cerca de doscientos millones de almas, entre expertos, funcionarios menores, secretarias, acomodadores, empleados de seguridad y el necesario personal de mantenimiento.  Cerca de la sede del Ser Supremo esta el Bicatro Administrativo, una sala de pulcritud impresionante en la que hay una enorme central telefónica, la cual a pesar de contar con millones de líneas, solo la atiende una mujer, la señora Lapiria, la cual según se me dijo, está allí desde el comienzo de los tiempos y habla a la perfección todas las lenguas y dialectos de los universos habitados. Condecorada por Dios con la Orden de Merito al Trabajo, ella es un símbolo del lugar porque no ha faltado ni un solo día en los últimos diez millones de años.

El sistema de computación del Bicatro Informático deja infantiles a los más sofisticados y complejos equipos de la tierra. Funciona con una tecnología desconocida por nosotros, la W-hipo-diositec 20, que utiliza chips Zuás, fabricados con capacidad divina para ver al mismo tiempo lo que ocurre en todos los sitios, lo que ocurrió en ellos desde su origen y, lo que les ocurrirá en los próximos cien mil trillones de siglos venideros.
Pude observar como con ella se ensamblaba el sistema mental de un ser por nacer y me quedé lívido ante la prodigiosa perfección operativa que le programaron. Nunca podre olvidar como son instaladas las delicadas neuronas del cerebro y la manera con la cual la masa divina, desde lejos y con un simple gesto establece en él las conexiones.  Al su lado está el escáner de almas, que somete a una revisión estricta a toda persona que llega al Cielo, develando en el acto la más mínima huella de maleficencia.



 

En ese Bicatro está prohibido el uso de teléfonos inteligentes, aunque si se posee una tarjeta de recomendación de la Oficina de Ayuda se pueden mandar y leer mensajes de texto, pero solo al purgatorio. Me llamó la atención que para resolver un problema concreto, Dios no usa la computadora sino su propia memoria. Insólita, por la capacidad que tiene, o en ciertos casos usa la de un empleado entrenado que tiene a su servicio, el señor Petracam, quien es capaz de informarle de cualquier hecho y circunstancia en milésimas de segundo. Pero me dijeron que a veces pasan hasta mil años sin que lo use. Es un ser que prefiere actuar y resolverse por sí mismo. 


Detrás de esa oficina se encuentra la sala de espera del Cielo. Llamativa por lo monumental con sus cien kilómetros de asientos incómodos colocados uno tras otro; cuando llegué al lugar habrían más de diez millones de almas sentadas, entre vendedores, cobradores, pedidores de ayuda, y muchos que solo querían una audiencia con Dios para conocerlo, la mayoría con siglos en espera.

 Desde el Bicatro Divino, saliendo por una extraña especie de rampa pasillo, está el Bicatro General de Quejas y Reclamos, que atiende y contesta en instancia divina las súplicas y demandas de gente que ha sido enviada a los infiernos, así como las de quienes piensan que ya tienen demasiado tiempo en el purgatorio. Casualmente, el día de mi visita el sitio estaba lleno de personas de la fe musulmana, a las que les dijeron que si se inmolaban irían al cielo pero fueron a parar directo a los infiernos. Molestos por el engaño todos apelaron de la decisión del Sub Bicatro Musulmán y ahora deberán ir a esperar entre las llamas hasta que el Ser Supremo considere su complicado caso.

Como a tres kilómetros está la cafetería celestial, en donde sirven hostias, comida kosher, vegetariana o cualquier otro alimento de naturaleza religiosa, incluso hasta humo negro condimentado, el alimento fundamental de los habitantes de Curulia, la nebulosa del cosmos de Brijan, la más semejante a la terrestre. Enfrente se levanta la sede de la Divina Policía de Contraespionaje, destinada a la detección de agentes del infierno que entran disfrazados de buenos al territorio celestial.”





II Descripción (tomado de la parte final)

“…Desde todo el sitio se pueden ver las incontables Bicatruras Anexas, las cuales corresponden a las distintas religiones de cada universo y firmamento. Al poco tiempo de llegado fui trasladado al Bicatro Terraqueo, el cual a su vez tiene veinte Sub Bicatros, de los cuales diez y ocho corresponden a las principales religiones del planeta, uno a las pequeñas religiones incluyendo a las africanas e indígenas, y otro para secularistas, agnósticos y ateos.  En ellos se encuentran respectivamente los personajes relacionados a cada culto. Fue así como pude ver de lejos a Cristo y las santidades de su iglesia, a Mahoma en el de los musulmanes, a Moisés y sus tablas en el de los judíos y a varios personajes de otras religiones, desde Buda hasta el máximo sacerdote del rastafarianismo ortodoxo”.

En el Sub Bicatro Cristiano se me hizo conocer su organización interna, que es igual a la de todos los otros, cualquiera que sea el mundo o galaxia al que pertenezca.
Al católico lo forman doce Suras, la de Clasificación y control de Pecados, la de Estudio de causas de la Culpa, la de Trampas en Oraciones y Penitencias, la de Censo y Estadísticas, la de Manejo de Casos Confusos, la de Recepción y Guía de Muertos, la de Animales con Tendencias Cristianas, la de Milagros y Reencarnaciones Forzadas, y la de Devolución de Almas Coleadas, que las reenvía al lugar de donde salieron.  


 En el fondo de todos los Sub Bicatros hay dos puertas protegidas por policías celestiales a través de las que se puede acceder al Infierno o al Purgatorio. La del primero se reconoce en el acto por la fogosidad y los gritos de dolor, y según me contó uno de los guardias, en toda la historia del lugar solo dos veces hubo intentos de forzarla para entrar, cuando llegó Atila y su caballo casi la derriba a patadas, y cuando se juntaron Hitler y Stalin y agitaron a millones de condenados para tomar el sitio a la fuerza; ese día la temperatura de las pailas del infierno fue subida a más de doscientos millones de grados Rankine, y los dos líderes pidieron perdón y se pusieron a llorar desesperados.

Estando en la oficina de censado fue cuando se notó el error habido en mi caso, que ya les había sido notificado por medio de un memorando de la secretaría privada del Señor, y luego de un breve procedimiento y la eterna imputación de culpas, propia de las cosas terrestres, se autorizó mi reintegro al mundo de los vivos.”





“Ya saliendo, y en la ruta de regreso, fue cuando pude ver la enorme campiña celestial donde pernoctan todas las almas buenas cualquiera que sea su religión. Algo impresionante, ya que desde la distancia se ven millones y millones de seres de rostros borrosos y medio invisibles, cada uno acostado en una hamaca donde se columpian todo el día cantando aleluya, a la vez que huelen y comen pétalos celestes como lo harán durante la eternidad. Perturbado por aquel paisaje de monotonía, en la sala de espera le pregunté a uno de los empleados cual era la razón de esa permanencia tan vacua y tan larga si la vida era algo tan fugaz. Su respuesta fue lacónica pero me estremeció:

-Dios no lo dice públicamente,- respondió- pero sabemos que esas enormes masas de seres no le interesan para nada, solo las tiene para mantener viva a la especie y seleccionar entre ellos a los que por sus dotes de perfección le producen obras que disfruta en la biblioteca celestial; - y concluyó:

-Creo que de donde usted viene son, un joven llamado Mozart, el famoso señor Aristóteles, el fulano Beethoven, Leonardo y algunos otros, pero desde el mioceno y en los millones de años que ha habido de reproducción humana, los seres que verdaderamente le interesaban al Ser Supremo no llegan ni a los mil.”

Así termina el extracto del informe que pronto estará en el portal del australiano que espera en Londres su envío a los Estados Unidos.

 

 

 

viernes, 19 de febrero de 2016


 
LAS REVOLUCIONES



Texto y Fotos: O.Gomas. Archivo

 



 

LEYES  REVOLUCIONARIAS COMUNISTAS

 
  

1.   Cualquier intento de simplificar las cosas puede hacerte sospechoso. (Ley de las comunicaciones paradigmáticas)

2.   Si tienes una idea positiva iníciala, pero no la termines para que la gente siga entusiasmada.  (Ley de los delirios contenidos)

3.   Cuando un dirigente corrige un error es porque ha optado por otro que se disimula mejor que el primero. (Regla sobre las mejoras desviadas)

4.   Si explicas algo con suma claridad para evitar malentendidos los que antes lo entendieron quedarán completamente confundidos. (Tercer Corolario de Plejanov)

5.   Las revoluciones no creen en milagros, dependen de ellos. (Quinta Regla de las tentaciones religiosas)

6.   Los planes quinquenales fracasan porque es más lógico realizarlos en diez años. (Segundo Principio del PCCUS)

7.   Lo único bueno del capitalismo es que ayuda a impedir hundimiento total del socialismo. (Primer principio de Tan Men Lu)

8.   Cuando las cosas parecen ir mejor, la revolución puede estar retrocediendo.  (Inferencia fundamental de las confusiones)

9.    Al pueblo hay que dividirlo para que la mayoría se entusiasme en el proceso de liquidar a la minoría. (Quinta regla chavista del odio administrado)

10.               Todo contrato de compra de armamento le estalla en la honestidad al general encargado de escogerlo. (Primer principio del combatiente venezolano en reposo)

11.               Si una revolución no le echa la culpa de un fracaso a alguien es porque el fracaso es insignificante. (Principia Matemática de Tuparov)

12.               Cuando tengas dos vías para solucionar un problema, escoge la que es más burocrática o burocratiza a la que es más sencilla. (Ley del rendimiento cubano del esfuerzo desmejorado)

13.               Las revoluciones no mueren, ellas entierran a sus pueblos. (Ley de las repeticiones imparables)

14.               No permitas que tus superiores sepan que eres mejor que ellos porque te mandarán a un cargo más insignificante del que tienes. (Ley de inferioridad superior revolucionaria)

15.               Después que las cosas hayan llegado al foso, el ciclo se repetirá sin la ayuda del partido. (Hipervínculo de Lénin)

16.               Si tiene que cumplir una tarea difícil, di que la cumpliste, igual la pasaran por alto. (Ley de la ignorancia madurista aplicada)

17.               Los únicos errores que existen son los de los gobernantes anteriores y los de los que gobernarán después. (Ultima Ley de la incapacidad deducida)

18.               El fracaso del programa crece proporcionalmente a las opiniones que dan todos los que tienen que realizarlo. (Ley geométrica de Mamanuk)

19.               Si puedes hacer algo muy mal, hazlo, todo el mundo agradecerá que hayas desviado la atención sobre su trabajo. (Corolario cubano)

20.               Si hay una persona que no aspira un beneficio personal seguro que tiene intención de denunciar el tuyo. (Segunda Ley de la envidia emergente)

21.               Cuando un plan experimental funciona a la perfección, suspéndelo antes que se den cuenta y lo destruyan. (Postulado de Tamakún)

22.               El que vota no tiene importancia, el que cuenta los votos es quien tiene el poder. (Principio electoral de Stalin)

23.               Si te dan dos órdenes contradictorias, desobedece las dos, nadie se dará cuenta. (Segunda Ley de las simulaciones  socialistas turbulentas)

24.               Cuando hay que asignar un contrato por licitación o darlo a quien ofrece una pequeña comisión, negocia con quien te ofrezca la mitad de la ganancia. (Ley comunista de la  mecánica superior administrativa)


 

 

ARMAMENTO REVOLUCIONARIO

 

En la lucha por el poder, los que buscan un cambio se auxilian con armas de diferente naturaleza y capacidad destructiva para derrocar al régimen. He aquí algunas de las más efectivas.

 

LAS PIEDRAS.-
 
 
 

 

El arma más barata para combatir a las fuerzas represivas. Muy usada por los manifestantes cuando intentan dispersarlos. Una pedrada bien dada en la cabeza de un agente del orden puede ser tan efectiva como un tiro de fusil. Los buenos instructores en lucha callejera enseñan a lanzarlas de manera eficaz entre los dos ojos de los agentes del gobierno, así como directamente a la rótula o al talón del represor.  En la foto puede verse una guaratara con azufre azul, calibre 45  con aristas cortantes  y desplazamiento de 80 kilómetros por hora.

 

LAS BOMBAS MOLOTOV.-


 


 

Arma de suma efectividad y poder disuasivo para detener el avance del enemigo armado. Hechas de simple gasolina con un corcho y una mecha, se les conoce como el lanzallamas popular.  Si se arrojan varias botellas amarradas pueden transformar a un batallón de policía en parrillada. El modelo aquí presentado, todavía con ginebra, es recomendable bebérselo con su poquito de hielo y agua quina antes de lanzarlo.  Hay revolucionarios que antes de preparar sus bombas se beben todo el contenido de varias botellas y a la hora de la revuelta son más osados que cuando estaban sobrios.  Se dan casos de islamistas del ejército de auto inmolación que se las beben y al llegar a su objetivo prenden un cigarro.

 
 

ARMAS CORTANTES.-


 

 
 

 

Para muchos teóricos de la revolución las armas de filo están un poco obsoletas, pero sin duda que aún conservan su sabor romántico a la hora de una batalla donde se lucha por ideales.  Una mini cortadita de espada en el dedo chiquito de un policía que no tenga acceso a un curita puede desangrarlo en cosa de dos semanas. Ante la imposibilidad de comprar estiletes o espadas de lujo algunas personas usan hojillas de segunda mano que a veces matan por la infección.

 

 

MOSQUITOS.-


 
 

 

Los mosquitos con alta capacidad de chupada o de producir tormento en los oídos de sus víctimas son otra de las armas favoritas del pueblo.  Cace miles de ellos en los charcos de agua del vecindario, métalos en bolsas de plástico y luego las abre y se las sacude enfrente al enemigo. En Vietnam la VI división de las Infantería de Marina fue prácticamente devorada por mosquitos en el ataque a Tun Ban Ku donde fueron derrotados. Aún hoy quedan muchos veteranos sobrevivientes de ese sitio que por puro reflejo vive rascándose todo el día.

La foto muestra un Modelo Culex, Calibre 23.  trasmisor de la encefalitis viral, con trompa calibre 12  y alas desplegables con sonido de rotor Caterpillar.


OTRAS:  Mejor las dejamos para otra ocasión.